El Athletico de Madrid, a instancias de la Liga, impone una lista de principios éticos a cumplir por sus empleados, entre ellos la Protección de datos

El código ético constituye un paso más en el buen hacer, la gestión ética y la integridad que el Atlético de Madrid se ha esforzado en integrar en sus procedimientos. La dirección del Atlético de Madrid no puede afrontar este reto en solitario por lo que pide a todos sus colaboradores, socios, jugadores, empleados, seguidores, proveedores y aliados, el mayor respecto a la legalidad vigente, rechazando en todo momento aquellas prácticas que sea contrarias con el compromiso ético que se adopta". De este modo comienza el código ético rojiblanco, guía básica de comportamiento de todos y cada uno de los integrantes de la entidad. Desde el primero de los jugadores hasta el último empleado que jamás haya puesto un pie sobre el césped del Calderón.

La iniciativa de poner en marcha este nuevo mecanismo parte de la Liga, que ha incluido como requisito sine qua non la implantación de modelos de prevención de delitos en todos y cada uno de los equipos que la forman.

El propio Atlético hará uso de una nueva figura, la del Compliance Officer -director de cumplimiento normativo-, cuya misión pasa por "controlar la aplicación correcta de este código y el seguimiento y gestión del canal de denuncias". De este modo, cualquier empleado rojiblanco podrá poner en conocimiento del club cualquier acción que pueda suponer un incumplimiento de este nuevo código ético. Lo harán, eso sí, dentro de la más absoluta confidencialidad, algo a lo que se ha comprometido de forma especial Miguel Ángel Gil, consejero delegado del Atlético.

El primero de los cinco puntos que componen la lista de principios éticos del trabajo del Atlético habla sobre la corrupción y las diversas prohibiciones que ha puesto en marcha la entidad para evitarla. Por ejemplo, queda prohibido a todas las personas asociadas al club, sea cual sea la posición que ocupen en la estructura, "tratar de influir a sus socios de negocios, a través de favores, regalos u ofrecimiento de otras ventajas, en cualquier lugar del mundo".

Además, directivos, técnicos y jugadores deben abstenerse de "participar, directa o indirectamente, en apuestas relacionadas con el mundo del fútbol, así como participar o favorecer acciones destinadas a alterar un resultado deportivo". Tampoco pueden realizar donaciones a partidos políticos nacionales o extranjeros.

El segundo principio versa sobre la tolerancia y la lucha contra el racismo, apoyándose sobre el artículo 14 de la Constitución que dice: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

El tercer principio ético del trabajo en el Atlético busca evitar los conflictos de intereses en relación a la contratación de personal y de proveedores.También hace referencia a la relación jerárquica -los superiores no pueden abusar de su posición de autoridad-, la libertad de expresión -las opiniones de los empleados son personales y no representan la del club- y el uso de Internet -no se prohibe en los descansos y sólo se limita "por las normas más elementales de la ética"-.

En el punto referente a la transparencia económica se especifica que no se aceptará la falsedad, la simulación ni el engaño en todos aquellos empleados con responsabilidades económico-financieras y de contabilidad. Además, se apela al orden y la accesibilidad de toda la documentación relativa al club.

En el último punto del código ético rojiblanco se explica la prohibición de "divulgar información o documentación, especialmente la relativa a datos de carácter personal registrados en soporte físico, así como facilitar el acceso de terceros a dicha información o documentación, extendiéndose dicha prohibición una vez concluida su pertenencia al Atlético de Madrid".

Para terminar, el club apela a cada uno de los directores de área a responsabilizarse de que todos sus empleados cumplan y hagan cumplir este código rojiblanco.

Consultar la noticia