¿Necesitas delegado de protección de datos?

Rocío Aldrey Miércoles, 30 Enero 2019

1. ¿Qué es un Delegado de Protección de Datos? (DPO/DPD)

El delegado de protección de datos (en adelante DPO) es una nueva figura introducida por el RGPD.

Será designado atendiendo a sus cualidades profesionales y a sus conocimientos especializados del Derecho y la práctica en materia de protección de datos, así como su capacidad para desarrollar las funciones que le atribuye el RGPD.

Concretamente, la Agencia Española de Protección de Datos exige para ser DPO:

  1. Experiencia profesional de, al menos, 5 años en proyectos y/o actividades y tareas relacionadas con las funciones del DPO en materia de protección de datos.

  2. Demostrar una experiencia profesional de, al menos, 3 años en proyectos y/o actividades y tareas relacionadas con las funciones del DPO en materia de protección de datos, y una formación mínima reconocida de 60 horas.

  3. Acreditar una experiencia profesional de, al menos, 2 años en proyectos y/o actividades y tareas relacionadas con las funciones del DPO en materia de protección de datos, y una formación mínima reconocida de 100 horas.

  4. Formación mínima reconocidas de 180 horas.

Como vemos, se exige una combinación de experiencia y formación, a más experiencia menos formación, que puede ser un Máster en protección de datos o algún curso que cumplan con el esquema nacional de certificación.

Puede formar parte de la plantilla de la empresa (gozando de cierta independencia pues no puede recibir instrucciones en el ejercicio de sus funciones, siendo éstas compatibles con otro cargo si no existe conflicto de intereses) o desempeñar sus funciones en virtud de un contrato de prestación de servicios.

Una vez designado o contratado un DPO, se debe inscribir en la AEPD.

 

2. ¿Qué funciones realiza?

Destacan:

  1. Informar y asesorar al responsable o al encargado del tratamiento y a los empleados que se ocupen del tratamiento de las obligaciones que les incumben en virtud del presente Reglamento y de otras disposiciones de protección de datos de la Unión o de los Estados miembros;

  2. Supervisar el cumplimiento de lo dispuesto en el presente Reglamento, de otras disposiciones de protección de datos de la Unión o de los Estados miembros y de las políticas del responsable o del encargado del tratamiento en materia de protección de datos personales, incluida la asignación de responsabilidades, la concienciación y formación del personal que participa en las operaciones de tratamiento, y las auditorías correspondientes;

  3. Cooperar con la autoridad de control; y actuar como punto de contacto (Es el enlace entre la empresa y la AEPD, se encargará de comunicar brechas de seguridad, responder los requerimientos de la AEPD... por ejemplo cuando se denuncia ante la AEPD ésta mandará contactar previamente con el DPO de la empresa)

 

3. ¿Quién está obligado a designar un DPO?

-LO QUE DICE EL RGPD... El responsable y el encargado del tratamiento designarán un DPO siempre que:

  1. El tratamiento lo lleve a cabo una autoridad u organismo público, excepto los tribunales que actúen en ejercicio de su función judicial;

  2. Las actividades principales del responsable o del encargado consistan en operaciones de tratamiento que, en razón de su naturaleza, alcance y/o fines, requieran una observación habitual y sistemática de interesados a gran escala, o

  3. Las actividades principales del responsable o del encargado consistan en el tratamiento a gran escala de categorías especiales de datos personales (origen étnico/racial, opinión política, convicciones religiosa o filosóficas, afiliación sindical, datos genéticos, datos biométricos, datos de salud o relativos a la vida sexual u orientación sexual) y de datos relativos a condenas e infracciones penales a que se refiere el artículo 10.

-LA LO 3/2018 concreta que es obligatorio:

  1. Los colegios profesionales y sus consejos generales. (Por ejemplo colegios de médico, de arquitectos...)

  2. Los centros docentes que ofrezcan enseñanzas en cualquiera de los niveles establecidos en la legislación reguladora del derecho a la educación, así como las Universidades públicas y privadas.

  3. Las entidades que exploten redes y presten servicios de comunicaciones electrónicas conforme a lo dispuesto en sulegislación específica, cuando traten habitual y sistemáticamente datos personales a gran escala. (compañías telefónicas o proveedores de Internet).

  4. Los prestadores de servicios de la sociedad de la información cuando elaboren a gran escala perfiles de los usuarios del servicio.
    «elaboración de perfiles»: toda forma de tratamiento automatizado de datos personales consistente en utilizar datos personales para evaluar determinados aspectos personales de una persona física, en particular para analizar o predecir aspectos relativos al rendimiento profesional, situación económica, salud, preferencias personales, intereses, fiabilidad, comportamiento, ubicación o movimientos de dicha persona física;

  5. Las entidades incluidas en el artículo 1 de la Ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.

  6. Los establecimientos financieros de crédito.

  7. Las entidades aseguradoras y reaseguradoras.

  8. Las empresas de servicios de inversión, reguladas por la legislación del Mercado de Valores.

  9. Los distribuidores y comercializadores de energía eléctrica y los distribuidores y comercializadores de gas natural.

  10. Las entidades responsables de ficheros comunes para la evaluación de la solvencia patrimonial y crédito o de los ficheros comunes para la gestión y prevención del fraude, incluyendo a los responsables de los ficheros regulados por la legislación de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

  11. Las entidades que desarrollen actividades de publicidad y prospección comercial, incluyendo las de investigación comercial y de mercados, cuando lleven a cabo tratamientos basados en las preferencias de los afectados o realicen actividades que impliquen la elaboración de perfiles de los mismos.

  12. Los centros sanitarios legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas de los pacientes. (clínicas dentales, clínicas de fisioterapias, etc)
    Se exceptúan los profesionales de la salud que, aun estando legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas de los pacientes, ejerzan su actividad a título individual.

  13. Las entidades que tengan como uno de sus objetos la emisión de informes comerciales que puedan referirse a personas físicas.

  14. Los operadores que desarrollen la actividad de juego a través de canales electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos, conforme a la normativa de regulación del juego.

  15. Las empresas de seguridad privada.

  16. Las federaciones deportivas cuando traten datos de menores de edad.

Aunque no se encuentre obligado en ninguno de estos supuestos, se puede designar un DPO de forma voluntaria.

 

4. ¿Qué ocurre si estando obligado a designar DPO no lo hago?

Tanto el RGPD como la Ley Orgánica contemplan este supuesto como falta grave, pudiendo llegarse a imponer multas administrativas de 10 000 000 EUR como máximo o, tratándose de una empresa, de una cuantía equivalente al 2 % como máximo del volumen de negocio total anual global del ejercicio financiero anterior, optándose por la de mayor cuantía.

 

5. ¿Necesitas un servicio de DPO?

En Lopdat podemos ayudarte, dirígete a nuestro apartado de contacto para consultar tus dudas o solicitar presupuesto.